Insabi, un remedio sin diagnóstico.

Padres de niños con cáncer, desesperados por el desabasto de medicamentos en hospitales públicos, se manifestaron en el aeropuerto internacional de Ciudad de México. Un hecho lamentable que pudo haberse evitado si el Gobierno Federal hubiera elegido realizar un diagnóstico integral en lugar de automedicarse.

A partir del primero de enero entró en funciones el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que hoy evidencia la falta de un diagnóstico integral y que está afectando directamente a los usuarios.


Sin estudios financieros, sin diagnóstico real, sin tener claridad suficiente sobre lo que se quiere construir, sin medir las consecuencias de no realizar un cambio gradual, empático, con certeza y fiabilidad, se eliminó el Seguro Popular y se instauró el Insabi.


La improvisación en casi todos los sectores en los que ha intervenido el actual gobierno es evidente, pero en el caso del sector salud es inaceptable, porque los errores se pagan con vidas.


Es importante decir que tanto el desaparecido Seguro Popular como el actual Insabi, se financian con dinero público, con nuestros impuestos. No hay en realidad una gratuidad, sino que todos los que pagamos impuestos le ponemos unos pesos para que la gente que no está inscrita al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ni al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los trabajadores del Estado (ISSSTE), que en ambos casos los usuarios pagan sus cuotas, puedan atenderse sin que se les cobre en ese momento.

Imagen: EFE

De 2003 a 2015, el presupuesto en salud creció 4 veces. Con lo que se inició la implementación del Seguro Popular. Que sí era seguro que te atendieran y sí era para todo el que no estuviera afiliado a las dos instituciones antes mencionadas. El siguiente paso en el Seguro Popular, que ya no se le dio la continuidad adecuada en el sexenio anterior, era integrar en un sólo modelo a todas las instituciones, un modelo universal de salud para México.


Me parece que el gobierno federal no hizo una evaluación real del modelo. Simplemente señaló corrupción, que no a culpables, y dio nuevamente una salida simplista a un problema complejo. No hay una sola medida para eliminar la corrupción señalada, solo tienen claro, como en otros casos, que el recurso se va a centralizar y ya decidirán en qué utilizarlo.


Si una casa tiene una fuga de gas ¿Arreglas la fuga o tiras la casa? Si en una empresa tienes un contador que hace negocios turbios ¿Despides y denuncias al empleado o cierras la empresa? Si en un sistema de salud tienes fallas...


La cobija (dinero público) es del mismo tamaño, si la jalas para un lado desproteges del otro; y por lo menos en este 2020 ya mucha gente, lamentablemente, lo habrán notado.