Buscar
  • Marcela Torres Peimbert

Etiquetado Frontal a alimentos y bebidas

Hace cinco años, impulsada por asociaciones de la sociedad civil como ContraPESO y la Alianza por la Salud Alimentaria, iniciamos una cruzada que hoy tiene una gran victoria, el Etiquetado Frontal de Advertencia en alimentos y bebidas no alcohólicas.


La iniciativa fue aprobada este martes por la Cámara de Diputados con 458 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones, dicha medida forma parte de algunos de los cambios propuestos a la Ley General de Salud.


El nuevo etiquetado, implica que las empresas estarán obligadas a incluir en la parte frontal de alimentos y bebidas si dicho producto incluye ingredientes dañinos para la salud como: azúcar añadida, sodio, grasas saturadas o si es alto en calorías en general. Son sellos de advertencia que especifican cuando los productos cuentan con cantidades superiores a las establecidas por la Secretaría de Salud.


Estas características aparecerán destacadas con un símbolo octagonal en color negro en la parte frontal del producto. El símbolo tendrá la leyenda «alto en», seguido del contenido que corresponda (grasas saturadas, sodio, azúcares o calorías).

Etiquetado FRONTAL en productos que pueden ser dañinos para la salud

¿Por qué es importante esta regulación? Porque la buena nutrición es el pilar fundamental del sano crecimiento y desarrollo de niñas, niños y adolescentes. En México, de acuerdo con datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), uno(a) de cada 20 niños y niñas menores de 5 años; y uno(a) de cada 3 entre los 6 y 19 años padece sobrepeso u obesidad. Esto coloca a México en los primeros lugares de obesidad infantil a nivel mundial.


Además, entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el segundo lugar con mayores índices de obesidad, sólo detrás de Estados Unidos.


Es por ello que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), promueve el etiquetado frontal de alimentos y bebidas como una herramienta eficaz y como uno de los pasos más urgentes para revertir la emergencia de salud por sobrepeso y obesidad, y así proteger a los consumidores en materia de inocuidad alimentaria y nutrición.


De acuerdo con Ana Lilia Rodríguez Ventura, investigadora del Instituto Nacional de Perinatología y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desde el año 2000 la diabetes es la primera causa de muerte en México y actualmente 10 de cada 100 adultos la padecen. Modificar los hábitos alimenticios y combatir el sedentarismo es la mejor estrategia para revertirla.

Enfermedades por obesidad y sobrepeso primera causa de muerte en México. (Crédito de Imagen: Expansión)

Este gran paso en beneficio de la salud pública de México, toma más relevancia porque surge desde la sociedad civil organizada, asociaciones como ContraPESO junto con la Alianza por la Salud Alimentaria, pusieron en la mira de los legisladores las políticas públicas emergentes que deben ser aplicadas para combatir la grave crisis de obesidad y sobrepeso que sufre el país. Sin embargo, hay mucho por hacer todavía.


De acuerdo con información del New York Times, en Chile, por ejemplo, en donde las tasas de obesidad también se dispararon, el gobierno implementó una serie de restricciones en la publicidad, rediseños obligatorios de los empaques y reglas sobre los etiquetados.


Desde 2016, la Ley obligó a gigantes como Kellogg a que retirara todas las figuras animadas de sus cajas de cereales azucarados, desapareció también a personajes emblemáticos de la «industria chatarrera» como Chester Cheetos y dejaron de vender dulces dirigidos exclusivamente para el mercado infantil como los «huevitos» Kinder Sorpresa. Se prohibió la venta de muchos tipos de comida chatarra como: helados, chocolates, papas fritas y refrescos en las escuelas, y vetaron la publicidad de dichos productos durante programas televisivos o en sitios web dirigidos a públicos infantiles.


«Las barras de cereal, los yogurts y los jugos de caja que muchas veces son publicitados como "saludables", "naturales" o "fortificados con vitaminas y minerales" ahora tienen uno o más de los sellos negros. Una sola botella de aderezo tipo ranch de la marca Great Value tiene los cuatro tipos de advertencias: indican que tiene un alto contenido calórico, de azúcar, de sal y en grasas» extracto de la serie sobre obesidad del New York Times. Leer artículo aquí.

Foto: Christian Palma (Imagen original: Servindi.org)

En cuanto a los refrescos, además del etiquetado frontal, se indica que serán considerados como nocivos. Así, los refrescos que compres contendrán la leyenda: «el abuso en el consumo de este producto es nocivo para la salud».


El presidente de la república reconoció que en México hay graves problemas de salud como la diabetes por mala alimentación; y anunció una campaña de orientación nutricional. Dicha campaña debería realizarse etiquetando el dinero que se recauda del Impuesto Especial al refresco, del que fui principal impulsora, y transparentar el destino de dicho recurso utilizándolo para su fin original: campañas publicitarias de salud pública y a la instalación de bebederos de agua potable en escuelas y espacios públicos.


Por lo pronto, ya podremos ver información básica para el consumidor a través de los etiquetados frontales de advertencia, pero habrá que seguir trabajando por la salud pública de México.


«La primera riqueza es la salud» Ralph Waldo Emerson.

(Escritor, filósofo y poeta estadounidense)



19 vistas